Poker de 3 Cartas - Reglas

Hoy vamos a explicar el modo más común de jugar al póker de tres cartas en todos los casinos del mundo.

Transcripción del Vídeo

Si eres un jugador nuevo en el mundo del poker, puede que tengas que ver el vídeo varias veces. Para que no te pierdas la princial información del vídeo, hemos realizado la transcripción del mismo:

Reglas del Póker de 3 Cartas

Cada uno Obtiene tres cartas boca abajo y cada jugador compite directamente contra el croupier con el fin de conseguir la mejor mano con tres cartas.

Lo más importante que tienes que tener en cuenta en el póker de tres cartas es que los rankings de mano difieren un poco de los juegos comunes de póker como el Texas Holdem u otros juegos más conocidos.

La peor mano que puedes hacer es una mano que no clasifica, luego una pareja, seguido de cartas del mismo color, una escalera, tres cartas del mismo palo, y finalmente una escalera de colores.

Antes de obtener tus cartas tienes que decidir si vas a hacer una apuesta inicial o "Ante" o una apuesta llamada "pair plus" o "par más", en español, o ambas.

La apuesta inicial o Ante es una apuesta en la que tu mano competirá contra la del crupier.

Después de conocer qué cartas tienes, decides si jugar la mano o abandonar el juego.

Si quieres jugar, tienes que hacer una apuesta igual a la inicial. Si pasas, pierdes tu apuesta inicial. Si haces una apuesta "par más" o pair plus estás apostando por una pareja o por algo mejor.

Cuanto mejor sea tu mano, mayor será la cantidad de dinero que el casino pagará por tu apuesta. El ganar la apuesta "pair plus" no tiene nada que ver con apostar contra el crupier.

Por lo que recibirás dinero incluso si pierdes tu mano. El último modo de ganar es usando el llamado "bono ante". Si apuestas por una escalera de tres cartas iguales o por una escalera de colores,  el casino paga un bono por tu apuesta inicial o "ante".

El bono ante no depende de si ganas la mano.  Por lo que, si no tienes suerte y pierdes contra el crupier, aun así ganarás tu bono inicial o "ante".

Después de que cada uno mire sus cartas y decida si jugar o abandonar, el crupier le da vuelta a sus cartas.

El crupier tiene que tener por lo menos una reina para que la mano sea válida. Si no es así y no clasifica, la mano finaliza y a todos a los jugadores se les paga 1 a 1 de su apuesta inicial y la apuesta del juego es un empate.

Si el crupier tiene una reina o una apuesta mejor, su mano se compara con cada una de las manos de los jugadores para descubrir quién es el ganador.

Si el jugador tiene mejor mano, tiene que pagar 1 a 1 a ambos, al ante y a las apuestas del juego. Si el jugador pierde, el crupier obtiene ambas apuestas.

Casinos con Video Poker


Vídeos Relacionados