Pasado, presente y futuro del complejo Barcelona World

Pasado, presente y futuro del complejo Barcelona World

31 mar 2014 | 10:50 Autor: Óscar F. Civieta

Poco antes de que Adelson se decidiera por Madrid, surgió por primera vez el nombre de Barcelona World. Seis meses después está cerca de convertirse en realidad.

 ÍNDICE

Introducción

Dudas

La elección

Aparece el nombre de Veremonte

Cambios en las leyes

Los inversores

Barcelona World en el Parlament

A la espera del veredicto político

Veremonte anuncia que ya tiene el dinero

Igualdad de condiciones

El acuerdo se aleja

Tarragona se une a favor del proyecto

Recta final (o no)

Y el acuerdo llegó

 INTRODUCCIÓN

Es imposible hacer un completo resumen de la historia, aún inacabada, de Barcelona World, sin hablar de EuroVegas. En CasinoTop10 queremos que conozca todas las vicisitudes que han rodeado, y todavía lo hacen, al megacomplejo de ocio que, probablemente, se construirá en la Ciudad Condal. Por ello, para que no se le escape nada, comenzará este resumen en un tiempo, aquel año 2010, en el que, ni siquiera, se había hablado nunca de BCN World.

Porque fue hace tres años cuando Sheldon Adelson, el magnate estadounidense dueño de Las Vegas Sands, comenzó a pergeñar la idea de construir un complejo, al estilo de Las Vegas, en Europa. Sonaron los nombres de multitud de capitales de todo el mundo. Sin embargo, pronto se supo que el multimillonario tenía sus miras puestas en España. Poco tiempo después cerró un poco más el círculo y lo limitó a Madrid y Barcelona.

Tanto el Gobierno de la Comunidad de Madrid como la Generalitat de Cataluña sopesaron el proyecto. Tenían dudas. El modelo de negocio, la fuerte inversión. No lo veían claro. Entonces, a principios de 2011, Adelson volvió a mover ficha. Comentó que estaba dispuesto a invertir 15.000 millones de euros para crear un complejo con 20.000 habitaciones y un buen número de casinos que harían las delicias de los amantes del blackjack, las tragamonedas, la ruleta o los dados.

Pero no fue eso lo que desató definitivamente las hostilidades e hizo que las dudas se evaporaran como por arte de magia, sino el anuncio de que crearía 200.000 puestos de trabajo.

España, que estaba metida hasta las rodillas en el fango de la crisis (luego llegaría mucho más arriba), con una tasa de paro (en aquel momento) del 21,9% y una clase política cuya valuación por parte de los ciudadanos superaba mínimos históricos; tenía la opción de crear 200.000 nuevos empleos gracias a Sheldon Adelson.

Adiós titubeos. Fuera incertidumbres. El horizonte era ahora blanco, casi albo. Por delante un largo camino. Una carrera entre las dos ciudades más grandes de España para conquistar el corazón del magnate.

Una prueba de fondo que, por momentos, se tornó en interminable. Hubo reuniones, muchas, entre los políticos españoles y los responsables de Las Vegas Sands. Viajes continuos de Las Vegas a Madrid, a Barcelona y viceversa.

Volver al índice

 DUDAS

Durante el primer trimestre de 2011 apareció, por primera vez, el nombre de EuroVegas. Ya no sólo era un proyecto en papel. Tenía nombre. Y con la denominación también llegaron otras sorpresas no demasiado agradables. Adelson, como era de prever, hizo públicas algunas de sus peticiones. Después de vanagloriarse de su proyecto y vender lo maravilloso que era, estaba claro que debía haber alguna contraprestación.

Condiciones, las espetadas por el magnate estadounidense, que conllevaban importantes cambios en la Ley del Juego española. Flexibilizar la fiscalidad, permitir fumar o la creación de un contrato de trabajo con unas condiciones especiales para los empleados de EuroVegas eran algunas de ellas. Surgieron entonces, de nuevo, las dudas. ¿Merecía la pena tanto esfuerzo legislativo? Parece que sí.

Los movimientos continuaron durante todo 2011 y, ya en 2012, el presidente de la Generalitat, Artur Mas, comentó, por primera vez abiertamente, el interés en que el macrocomplejo encontrará su hogar en la capital catalana. Más allá fue su consejero de Economía y Conocimiento, Andreu Mas-Colell, que reconoció que había viajado a Las Vegas en noviembre de 2011.

Fueron tiempos polémicos. La confirmación del interés hizo que los grupos contrarios alzaran su voz. Iniciativa per Catalunya se erigió como trasportador de las protestas en la calle y pidió a la Generalitat que se negara “con rotundidad”.

Volver al índice

 LA ELECCIÓN

Junio era, en principio, el mes escogida por Sheldon Adelson para hacer público el nombre de la ciudad elegida. Sin embargo, éste postergó su decisión al mes de septiembre.

Sonó, entonces, por primera vez, el nombre de Barcelona World. Para algunos sólo era un rumor. Una soflama con la que la Generalitat pretendía meter presión al multimillonario. Cosa, por cierto, harto complicada. Pero el tiempo demostró que no. BCN World era real. Al menos sobre plano.

Durante los meses estivales se habló más de los negocios de Adelson en otros países que del que podía levantar en España. Acusaciones de blanqueo de dinero, de sobornos a funcionarios en Macao o de gestionar una perfectamente organizada red de prostitución en Las Vegas cayeron sobre Adelson como una losa.

Más mal que bien logró soslayar estas inculpaciones. Al menos eso parece por la reacción de los políticos españoles. Ninguno se planteó seriamente dar carpetazo definitivo al proyecto a pesar del, cuanto menos, dudoso pasado de su principal inversor.

Entonces llegó septiembre. Era el momento. Se supo que para Adelson partía como favorita la Ciudad Condal por ser más turística y encontrarse muy cerca del Aeropuerto de El Prat. Sin embargo, la mayor accesibilidad hacia sus pretensiones que habían mostrado desde el Ejecutivo madrileño, con Esperanza Aguirre a la cabeza, le hizo cambiar de opinión.

Y EuroVegas se hará en… ¡Madrid! Adelson había hablado. La lideresa Aguirre se supo vencedora. Era el momento de que la historia tomara dos rumbos distintos: el de la capital de España y EuroVegas y el de Barcelona y BCN World.

No tardaron desde la Generalitat en empezar a escribir las páginas del libro inacabado que, todavía en la actualidad, es Barcelona World. Antes aún de que el dueño de Las Vegas Sands hiciera público el nombre de Madrid, desde el Gobierno de Cataluña ya se hablaba de los terrenos en los que se emplazaría el complejo. Concretamente unos aledaños al parque temático Port Aventura.

Volver al índice

 APARECE EL NOMBRE DE VEREMONTE

Es complicado olvidar con prontitud un proyecto que para el Gobierno catalán, al igual que para el de la capital de España, era un caramelo realmente dulce. Buena prueba de ello es que el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, está buscando nuevos inversores tras rechazar, definitivamente, el proyecto de Sheldon Adelson.

La rapidez con la que empezaron a fluir los datos acerca de lo que podría ser Barcelona World empuja a pensar que, ciertamente, la Generalitat ya tenía avanzadas las negociaciones con otras fuentes de financiación. Quizás sospechó Mas que Adelson se decidiría por Madrid y no quiso perder el tiempo.

Entra en escena en ese momento, septiembre de 2012, un nombre que permanecerá en ella hasta el final de la película (si es que éste llega), el de Enrique Bañuelos, accionista mayoritario de Veremonte, la empresa promotora urbanística con la que estaba hablando el Ejecutivo.

Muy pronto salieron a la luz las primeras cifras. Se construiría como un complemento al parque temático Port Aventura, emplazado en Salou (Tarragona). La idea primigenia era levantar un conjunto de hoteles (12.000 habitaciones) y seis casinos. Todo ello dividido en media docena de zonas que simularían distintas partes del mundo: Brasil, China, India, Estados Unidos, Europa y Rusia.

El proyecto supondría una inversión de 4.740 millones de euros y crearía más de 20.000 puestos de empleo. El consejero delegado de Veremonte, Xavier Adserá, llegó a declarar, incluso, que ya disponían de la cuarta parte del capital. El terreno, de unas 450 hectáreas y propiedad de La Caixa, sería vendido por la entidad bancaria a la compañía de Bañuelos. Se daba ya en aquel momento el año 2016 como fecha para que estuviera finalizado.

Volver al índice

 CAMBIOS EN LAS LEYES

Todo parecía hablado y decidido. Septiembre de 2013 se estipulaba como la fecha para comenzar las obras y 2016 era el año de inicio. Tras aparecer el nombre de Veremonte, en septiembre de 2012, la historia de BCN World entró en un proceso de descanso. Tres meses sin apenas noticias.

Hasta que en enero de 2013 la Generalitat anunció un decreto, que debería ser sometido a un proceso de aprobación, por el que se permitiría a los casinos catalanes tener un horario absolutamente libre, pudiendo abrir incluso las 24 horas si así lo deseaban. Desde el Ejecutivo se apresuraron a decir que este cambio legislativo no tenía relación directa con Barcelona World, aunque es algo difícil de creer.

Los empresarios recibieron, como es obvio, con entusiasmo la decisión. Lo que estaba claro es que, se erigiera o no el macrocomplejo, algunos ya habían salido beneficiados por su simple existencia. De nuevo la historia de BCN World exhala similitudes con la de EuroVegas.

Volver al índice

 LOS INVERSORES

Otra vez Barcelona World entró en una especie de letargo hasta que en mayo, cinco meses después, Enrique Bañuelos hizo públicos los nombres de los tres inversores que, junto con Veremonte, se harían cargo de financiar el proyecto. Quedaba demostrado que, aunque de cara al exterior pareciera que todo estaba parado, la realidad es que el trabajo no cesaba. Pasos lentos y cortos, pero seguros.

Antes de pronunciar por primera vez el nombre de los inversores, el accionista mayoritario repitió que el objetivo seguía siendo inaugurar el complejo en 2016. En concreto anunció que, en esa fecha, pretendían que estuviera terminado el primero de los seis resort temáticos, además de la zona comercial y el casino anejo.

Todo ello con un presupuesto inicial de 766 millones de euros, de los que Veremonte aportaría el 50%. Del total estipulado, 4.700 millones, la compañía de Bañuelos se haría cargo del 20%.

El resto saldría de los fondos de los tres grandes inversores, aunque se desconoce en qué proporción. En primero lugar Melco Grown Entertainment. Una empresa china que supone la principal competencia de Sheldon Adelson en Macao. Contaba por lo tanto el proyecto con el apoyo de una empresa con larga historia y tradición en el mundo de los casinos.

No es fútil el segundo de los inversores: Melia Hotels. Importante su aportación, no sólo desde el punto de vista económico, sino también por su amplio bagaje en lo que se refiere a establecimientos hoteleros.

Y, por último, Value Retail, una empresa que gestiona los outlets de las grandes compañías de moda. Con los nombres ya encima de la mesa, no cabía duda de que Barcelona World se consolidaba como un proyecto realmente serio que reunía alrededor cuatro compañías con una importante pericia empresarial. Colocaba Veremonte con estos socios las tres patas que faltaban para apuntalar el complejo: casinos, hoteles y comercio.

Volver al índice

 BARCELONA WORLD EN EL PARLAMENT

El proyecto en lo que cifras, fechas e inversores se refiere estaba realmente avanzado. Sin embargo, quedaba una importante piedra por superar en medio del camino. Debería pasar el examen del Parlament. Prueba nada sencilla. En julio de 2013 se sometió a votación la moción presentada por Iniciativa per Catalunya Verds – Esquerra Unida i Alternativa (ICV-EUiA) que pretendía la retirada de cualquier ayuda fiscal a los casinos catalanes.

Un apoyo que, aunque afectara a todos los casinos catalanes, se había estipulado, como es obvio, pensando en el complejo de Veremonte. En concreto la rebaja haría que los casinos cotizaran, a partir de su aprobación, sólo al 10% y no al 55% anterior.

La propuesta de ICV-EUiA  fue rechazada con el voto en contra de Convergéncia i Unió (CIU) y la abstención de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), el Partit dels Socialistes de Catalunya  (PSC) y el Partit Popular de Catalunya (PPC).

Se votó también la supresión de un artículo fiscal que regulaba de forma específica la construcción de BCN World, y ésta, también, fue rechazada con un reparto de votos idéntico al anterior.

El proyecto pasaba esta primera prueba de fuego en el Parlament. Pero no todo era un camino de rosas. El Consejo Asesor de Trabajo Económico y Social de Cataluña (CTESC) presentó un estudio en el que criticaba duramente las rebajas fiscales, ya que éstas “serán perjudiciales para el Gobierno porque la recaudación será menor y, al mismo tiempo, incrementarán el juego y, por ende, el riesgo de ludopatía”.

Tampoco veía el informe con buenos ojos el lugar elegido para levantar el macrocomplejo. Aducían que “chocaba” con la oferta de turismo familiar que, teóricamente, ofrece Port Aventura. Esgrimía, igualmente, que la protección a los menores que emanaba de la Ley del Juego no era todo lo completa que debiera.

Volver al índice

 A LA ESPERA DEL VEREDICTO POLÍTICO

La principal exigencia de Enrique Bañuelos era la rebaja fiscal del 55% al 10%. Aunque la propuesta ya había pasado el primer escollo en el Parlament, aún faltaba su aprobación final. Y ésta, a pesar el reparto inicial de votos pudiera indicar lo contrario, no era tan fácil de lograr.

ICV-EUiA y la Candidatura de Unidad Popular (CUP) estaban claramente en contra. Por lo tanto, CIU, partido que gobierna en Cataluña y principal valedor del proyecto, necesitaba convencer a ERC, PSC y PPS para que, con su voto favorable, el proyecto fuera definitivamente una realidad.

Se empezó a hablar, entonces (finales de 2013) de los meses de marzo o abril como fecha para que la nueva fiscalidad entrara en vigor y, por lo tanto, se pudiera poner la primera piedra. Hay que recordar que la fecha prevista inicialmente era septiembre de 2013.

Mientras tanto, BCN World seguía dando pasos firmes. Se creó el Consorcio Recreativo y Turístico (CRT), que sería el encargado de gestionar el complejo. Y la primera misión de éste fue convencer a los ayuntamientos de Salou y Vila-Seca, ya que el terreno se encontraba entre estos dos términos municipales.

Se necesitaba llegar a un acuerdo y se logró. Al amparo de éste, el Ayuntamiento de Salou recibirá el 57% de los impuestos relacionados con la construcción y servicios y el de Vila-Seca el 43%. Otro obstáculo más que se superaba con solvencia.

Miel sobre hojuelas. Todo iba rodado cuando desde Madrid llegó la bomba: EuroVegas quedaba cancelado definitivamente. Aunque la lógica pudiera indicar lo contrario, desde el punto de vista de la competencia, la noticia llegada desde la capital de España no hizo bien a  Barcelona World, un proyecto que, hasta ese momento, se había distinguido por su seriedad y por tener unas bases realmente firmes.

Aquellos que se postulaban en contra vieron una oportunidad para crear un mar de dudas y apuntaron a los flancos más débiles. No mentían, los opositores, cuando señalaban que la financiación no estaba comprometida al 100%. Sólo se daba como segura la necesaria para la primera fase.

Este tipo de acusaciones hizo ensombrecer ligeramente el onírico sendero por el que había discurrido el proyecto de Bañuelos. Afloraban ahora pequeñas dudas, aunque no con la enjundia suficiente como para trastocar en demasía unos planes muy firmes.

Volver al índice

 VEREMONTE ANUNCIA QUE YA TIENE EL DINERO

Uno de los argumentos más utilizados por los grupos y partidos políticos contrarios a BCN World era que los promotores no disponían de la financiación completa. Pero, a principios del pasado mes de febrero, Bañuelos dio un importante golpe sobre la mesa al afirmar  que ya tenía los 4.500 millones de euros que constituirían el 100% de la financiación. Algo más baja, por lo tanto, que los 4.700 que se habían estipulado en un principio.

En palabras de Xavier Adserá, consejero delegado de Veremonte, “sólo falta que el Parlament apruebe la rebaja fiscal para iniciar las obras”. Apuntó que le gustaría que éstas comenzaran antes del verano y aprovechó para lanzar una suerte de órdago a los políticos catalanes: “Si el Parlament cree que BCN World no es bueno para la comunidad, se hará en otro sitio”.

Madrid, recordó sabiendo muy bien a dónde apuntaba, “sí ha dado pasos adelante para crear una legislación más laxa”.

Volver al índice

 IGUALDAD DE CONDICIONES

 

El mes de marzo de 2014 estaba marcado en rojo en el calendario de Artur Mas. Era el momento propicio para lograr el ansiado acuerdo y que Barcelona World echará a andar definitivamente.

En los albores de los momentos decisivos, el presidente de la Patronal del Juego Privado de Cataluña (Patrojoc), Francesc Xavier Franch, reclamó en la comisión de Economía del Parlament que hubiera igualdad de condiciones para todos los operadores del sector.

Se refería, concretamente, al punto del nuevo marco legal que permitía que en BCN Wold se jugara a crédito. Franch dejó claro que su organización no era proclive a esta norma, pero que si se estatuía para el macrocomplejo de Bañuelos debería suceder lo mismo con el resto de casinos, bingos o salas de máquinas recreativas de la comunidad catalana.

Volver al índice

 EL ACUERDO SE ALEJA

Y llegó marzo. El mes fijado. El momento cumbre. Y no hizo otra cosa que alejar, aún más si cabe, las posturas de los parlamentarios. ERC, en palabras de su líder, Oriol Junqueras, cerraba de un portazo cualquier atisbo de posibilidad de un “sí” por parte de su partido.

No se anduvo con ambages y afirmó que BCN World ers un “ejemplo perfecto de incoherencia entre el esfuerzo inversor realizado por Cataluña en políticas de educación y el escaso retorno social y económico del proyecto”. Espetó además que la excusa de la creación de empleo (bandera enarbolada desde el principio por los pro Barcelona World), tampoco le valía ya que el que se creará será de “baja cualificación y baja renta”.

Con ERC a una distancia abisal, CIU trataba de conseguir, con una ronda de contactos, el consentimiento de PSC y PPC, sin embargo, en esos primeros días de marzo estos también se mostraban más cerca del “no”. Si, finalmente, CIU no lograra ningún “sí” le valdría con que dos partidos, entre ERC, PPC y PSC, se abstuvieran.

El diputado de CIU Albert Batet afirmó, lanzando un dardo envenenado, que “el interés del territorio debía estar por encima de los intereses de los partidos”.

El barco de BCN World navegaba ahora por aguas procelosas. No se dibujaba simple el horizonte para Artur Mas y su partido, pero ellos parecían estar muy tranquilos. Sería quizás una táctica y la procesión iba por dentro, en cualquier caso, el conseller de Empresa y Empleo, Felip Puig, apuntó que estaban “convencidos de lograr el apoyo del Parlament”.

Volver al índice

 TARRAGONA SE UNE A FAVOR DEL PROYECTO

Mientras la clase política seguía con sus vaivenes, dimes y diretes, los principales agentes económicos de Tarragona se unían para dejar clara su postura a favor de BCN World. Y lo hicieron el pasado 17 de marzo firmando un manifiesto y con un acto simbólico en los terrenos situados junto a Port Aventura. Los que podrían albergar el complejo en el futuro.

Los firmantes fueron los representantes de las cuatro cámaras de comercio de Tarragona, Reus, Tortosa y Valls, asociaciones empresariales, la Pequeña y Mediana Empresa de Catalunya (Pimec) y UGT. El texto aducía que es necesaria la instalación de Barcelona World en una zona, como es la Costa Daurada, con una tasa del paro del 27%.

Se mostraron, los que rubricaron el contenido, “incrédulos porque algunos grupos parlamentarios hubieran presentado enmiendas a la ley”. Queremos, dijeron, “levantar la voz para que sepan que estamos preocupados.”.

Volver al índice

 RECTA FINAL (O NO)

Cambio de fecha. El rotulador fluorescente marcaba ahora el próximo 24 de abril como el día clave en el que se llevará a cabo una nueva votación en el Parlament. CIU espera que sea la definitiva. Tendría que trabajar arduamente para ello y utilizar todas sus armas en pos de lograr el beneplácito del resto de grupos.

La situación había mejorado ligeramente, pero seguía estando ciertamente oscura. Por un lado, el PSC, liderado por Pere Navarro, no aceptaba la rebaja fiscal hasta el 10% que plantea Mas. No bajarían del 25%, decían. Y darían el visto bueno, siempre y cuando, los beneficios de la explotación se reinviertieran en la zona.

Algo más difusas estaban las condiciones del PPC, aunque es de suponer que más cercanas que las del PSC. Llama la atención el claro apoyo que, en su día, dieron a los cambios legislativos en Madrid y el poco interés que demuestran en el caso de Barcelona World.

CIU ha tratado de dar pasos en otras contiendas para, de esta manera, conseguir ablandar las posturas del resto de grupos. Por ejemplo, el pasado 25 de marzo acordó con los promotores de Barcelona World priorizar la formación y contratación de parados de la provincia de Tarragona.

El pasado viernes 28 de marzo se celebró un nuevo encuentro entre CIU y el PSC. Las posturas parecían estar cada vez más cercanas. 

Volver al índice

 Y EL ACUERDO LLEGÓ

Sábado 29 de marzo de 2014. Fecha clave para Barcelona World. Ese día, tanto el presidente de la Generalitat, Artur Mas, como el líder del PSC, Pere Navarro, encontraron el punto medio y hallaron el ansiado acuerdo. Un día después, el 30 de marzo, ambos hicieron pública la noticia.

Finalmente se estatuirá la rebaja fiscal que solicitaba Veremonte y que afectará a todos los casinos catalanes. Del 55% actual al 10%. Se establecen también compensaciones para la Generalitat y las aportaciones de los operadores serán, como mínimo, del 1% de la inversión. Cantidad que se empleará en programas sociales de calidad de empleo, prevención de la ludopatía, formación, etc.

Dentro de los 20 puntos que forman el acuerdo se incluyen también medidas para evitar el blanqueo de dinero. El cumplimiento de estas medidas será controlado por un grupo de trabajo bilateral en el que estarán presentes miembros de CIU, como partido gobernante y del PSC.

El próximo 24 de abril tendrá lugar el día “D”. La votación en el Parlament que, salvo sorpresa, dará, por fin, el beneplácito para que Barcelona World ponga su primera piedra.

Volver al índice

Mejores Casinos Online

1. Rich Casino
Juega

Reseñas de Métodos de Pago

Calculadora de Bonos

Blackjack Gratis

BlackJack Gratis

BlackJack Gratis

Esta versión flash de BlackJack está pensada para jugadores de todos los niveles ya que permite jugar con dinero fictici...

Leer Más

Ruleta Gratis

Ruleta Europea Gratis

Ruleta Europea Gratis

¡Juega gratis a la Ruleta Europea con esta versión del juego de casino que nos trae TitanBet en español!. Pero, antes de...

Leer Más