Pai Gow - Video - Reglas

Igual que en otros juegos de poker en el Pai Gow, cada jugador compite contra la casa y no contra los demás.

¿Cómo jugar al Pai Gow? - Reglas

El jugador y el crupier obtienen cada uno siete cartas boca abajo que cada uno las maneja como quiere en dos diferentes rondas. Una de cinco cartas y otra de dos cartas.

En el Pai Gow la primera mano de cinco cartas se llama mano alta y la mano de dos cartas se llama mano baja.

Lo más importante que debes saber es que tu mano de cinco cartas tiene que ser una mano de póker mayor que tu mano de dos cartas. También asegúrate de que tu mano de dos cartas también puede ser de dos cartas altas o una pareja. Sólo puedes usar la mano de cinco cartas al final.

Si mezclas esto y pones la mano más fuerte al principio esto se llama abandonar la mano y perderás todas tus apuestas.

La buena noticia es que si estás confundido sobre cómo establecer tu mano, siempre puedes darle la vuelta a tus cartas y preguntar al crupier cómo le gustaría a la casa establecerse.

Para ganar tienes que competir contra el crupier tanto en la mano de dos cartas como en la mano de cinco cartas. Si ganas una y pierdes la otra es un Empuje o Push.

Además el Pai Gow beneficia al crupier.

Antes de obtener tus cartas tienes que colocar tus apuestas.

La principal apuesta en Pai Gow es una apuesta que decide si ganarás o perderás la mano.

Cuando ganas una mano, el casino se lleva un cinco por ciento de la comisión.

Cuando apuestas por una mano, mantienes tu apuesta. También puedes apostar por el bono.

Al apostar por el bono, estás apostando por competir con una mano excelente.

En la mayoría de los casinos tienes que obtener tres cartas del mismo palo o algo mejor para conseguir el bono de la apuesta. Cuanto mejor sea tu mano mayor será lo que pague el casino por tu apuesta.

Recuerda que en Pai Gow no estás obligado a mantener una mano excelente si quieres establecer tu mano y recoger tu bono.

Por ejemplo, en esta mano vas a obtener tu bono incluso aunque hayas roto la casa  para obtener tu mano.

Cada vez que comienza una mano cada jugador obtiene siete cartas boca abajo sin tener en cuenta cuántos jugadores están jugando la mano. Cuatro cartas son siempre abandonadas y llegan  a ser descartadas.

Después de que el crupier recoja todas las cartas que no se usan en las manos, los jugadores pueden recoger sus cartas y establecer sus manos. En Pai Gow no tienes que proteger tu mano y puedes, de hecho, mostrar tus cartas al crupier y pedir ayuda.

Si hay un sitio vacío en la mesa, la mayoría de los casinos darán a los jugadores la opción de comprar la mano que sobra. Esto se llama la "mano del dragón".

El primer jugador que acepte la mano del dragón debe hacer coincidir la apuesta original y establecer la segunda mano. Algunos casinos, establecerán la segunda mano por ti de acuerdo a las reglas de la casa.

El Pai Gow se juega con una baraja normal de cartas y un comodín. El comodín tiene que ser usado como un AS o parte de una escalera o escalera de color.

La mayoría de las manos en el Pai Gow son muy fáciles de establecer, pero hay situaciones que pueden ser confusas.

Si quieres conocer más sobre cómo establecer tus manos, mira nuestro vídeo sobre Estrategia del Pai Gow.

Para ganar una mano de Pai Gow, tienes que competir con el crupier en las dos manos, en la mano más alta y en la mano más baja.

Para que el crupier gane, tiene que competir con la mano más alta y la mano más baja.

Si cada uno de vosotros gana una mano, es una ventaja y se te devuelve tu apuesta original.

Recuerda que la apuesta por el bono no depende de si ganas o pierdes la apuesta principal, sino sólo si haces una mano de póker.

Lo que significa que puedes ganar la mano y perder el bono o viceversa.

Conoce a fondo las reglas y estrategias del pai-gow.