La polémica rodea al impresionante crecimiento del juego en Panamá

29 jul 2014 | 10:03 Autor: Óscar F. Civieta

En 2014 los panameños ya han gastado en juego 1,2 millones de dólares y hay 5.600 tragaperras más que en 2012. Ingentes cifras que no escapan a la polémica.

 

En cinco meses, de enero a mayo de 2014, los panameños han gastado 1.237.757 dólares en juego. La palma se la llevan las tragaperras con 829.603 dólares. Precisamente el parque de estas máquinas recreativas ha crecido en 5.600 en los últimos dos años. La lectura lógica de las cifras sería positiva: crecimiento de un sector económico del que el Gobierno puede obtener grandes beneficios. Sin embargo, las voces discordantes de personas con nombre y poder en el sector, obligan a mirar los números con cierta ambivalencia. 

La polémica parte directamente de la Asociación de Administradores de Juegos de Azar de Panamá (Asaja). Ésta presentó, el pasado 14 de junio, una demanda ante la Corte Suprema de Justicia, contra la entonces directora de la Junta de Control de Juegos (JCJ), Giselle Brea. Antonio Alfaro, presidente de Asaja, aseguró que durante el mandato de Brea casi se ha doblado el número de máquinas C y que tienen fundadas sospechas de que muchas autorizaciones se concedieron  sin que los operadores cumplieran los requisitos pertinentes.

Juego en PanamáEl pasado 1 de julio, coincidiendo con el cambio de Gobierno en Panamá, también hubo relevo al frente de la JCJ. Eric Ríos es el nuevo mandatario que, según Alfaro, tiene la obligación de corregir la situación. En la actualidad hay 7.300 tragamonedas tipo A en salas de juego y 5.400 en casinos. En 2012 eran 5.500 y 4.600 respectivamente. En cuanto a las máquinas C, donde focaliza Asaja sus sospechas, se ha pasado de 4.000 en 2012 a 7.000 en la actualidad.

Para Alfaro, Brea se ha movido más por intereses políticos que por el de un ejercicio transparente de su negociado. Las licencias de tragaperras C se han entregado por criterios “de amiguismo y económicos”. La situación actual, dice, es realmente confusa porque algunos de los permisos concedidos “rayaron lo inconstitucional”. El trabajo “de limpieza” que tiene por delante el nuevo Ejecutivo  debería llevar a Panamá “a ocupar el lugar de respeto que ostentaba antes de 2009”, cuando Ricardo Martinelli se alzó con la presidencia.

Licencias concedidas a casinos

Pero la polémica y los supuestos comportamientos que conculcan la legislación vigente no se remiten exclusivamente a las tragaperras. En la actualidad hay 18 casinos en Panamá. La normativa dice que sólo se entregarán licencias para los casinos completos que se hallen en hoteles de más de 300 habitaciones.

Y siguiendo lo que estatuye esta normativa, Asaja solicitó por escrito, el pasado 27 de junio a la JCJ, que se retirara la licencia de funcionamiento a los casinos Golden Lion y Sortis. En el primer caso, el hotel anejo al centro de juego es Central Park, el cual, según la asociación, todavía está en “trámite de registro de operación”.

En el caso del Sortis, indicaron que, de los 19 pisos que tiene, sólo dos están en funcionamiento. Es decir, el argumento esgrimido por Asaja para reclamar la revocación de los permisos es que, aunque tengan capacidad para ello, en ninguno de los dos establecimientos hoteleros funcionan las 300 habitaciones que, como mínimo, se precisan para poder operar un casino.

Como en otros casos, Asaja ha escarbado para tratar de encontrar una ligazón entre la licencia concedida y ciertos favores gubernamentales. Y esto es lo que ha encontrado: ACN, S. A. es la empresa que gestiona Golden Lion; Sitros hace lo propio con Sortis. Uno de los propietarios de ambas es Moises Hasky, persona muy conocida en el sector del juego.

Da la casualidad, siempre según las informaciones de Asaja, de que Hasky es socio de Gaby Btesh en tres asociaciones. ¿Y quién es Btesh? Un empresario muy ligado al expresidente panameño Ricardo Martinelli, y que formaba parte del llamado círculo cero.

Enrevesada búsqueda de culpables para muchos, directa relación gubernamental para otros; lo que está claro es que Asaja no va a quedarse de brazos cruzados. Muy interesante es  la respuesta que el propio Hasky, vía correo electrónico, dio al diario La Prensa cuando le cuestionó acerca de este asunto. Respuesta textual: “La grandeza inspira envidia. La envidia engendra rencor. Y el rencor genera mentiras”. Que cada uno saque sus propias conclusiones.

Otras cifras del juego en Panamá

Lotería Beneficencia PanamáDel 1,2 millones que los panameños llevan invertidos en juego en lo que va de 2014, 829.603 corresponde a las tragaperras, 256.292 a la Lotería Nacional de Beneficiencia, las mesas de juego, 120.884; 19.611 el hipódromo, las salas de apuestas y eventos deportivos, 9.845; y el bingo 1.522. En total, las ganancias de los casinos en 2013 fueron de 105 millones de dólares y de 224 millones en el caso de las tragaperras.

Pingües beneficios los que el sector del juego genera en Panamá. Cifras altas pero creíbles. Sin embargo, el hecho de que el crecimiento se haya producido de manera tan drástica y en muy poco tiempo, hace saltar todas las alarmas sobre la legalidad de algunas gestiones.

Mejores Casinos Online

1. Rich Casino
Juega

Reseñas de Métodos de Pago

Calculadora de Bonos

Blackjack Gratis

BlackJack Gratis

BlackJack Gratis

Esta versión flash de BlackJack está pensada para jugadores de todos los niveles ya que permite jugar con dinero fictici...

Leer Más

Ruleta Gratis

Ruleta Europea Gratis

Ruleta Europea Gratis

¡Juega gratis a la Ruleta Europea con esta versión del juego de casino que nos trae TitanBet en español!. Pero, antes de...

Leer Más