Historias desde el Casino: El cuento del número 14

12 dic 2014 | 01:04 Autor: es.casinotop10.net

Albelfo, desde España, nos envía el relato de su primera experiencia en un Bingo. Una historia de ilusiones, fortuna y azar que tiene como protagonista a un número corriente: el 14. Envíanos tu historia y podrás ganar uno de los increíbles premios que tenemos reservados para los vencedores de esta competición.

 

 

Son 12 ya los años que han pasado desde la primera vez que pisé un bingo y creo que nunca podré olvidar aquella fría y lluviosa noche de un Noviembre oscuro e invernal durante la cual el número 14 dejaría un rastro indeleble en mi memoria.

 

Yo tenía 18 años, una novia de la misma edad y los dos éramos estudiantes. Pasábamos los fines de semana de la única manera razonable en esa etapa: tratando de juntar hasta el último céntimo para salir de fiesta ya que dedicarse al estudio generalmente condena a una situación económica un tanto precaria.

 

Recuerdo que unas semanas antes de la citada noche una de mis primas mayores había ido con sus amigos al bingo por pura diversión y la fortuna quiso que saliera ganadora de un buen bote en el primer cartón que jugaba en su vida.

 

Posiblemente el relato de la suerte de mi familiar fue lo que me empujó a, mientras tomábamos unas cervezas en un bar de mi ciudad durante un Viernes noche, sugerirle a mi novia que fuéramos a un bingo cercano.

 

Los dos acabábamos de cumplir nuestra mayoría de edad, por lo que entrar en un establecimiento en el que hasta hace poco nos estaba prohibida la entrada parecía un plan de lo más emocionante.

 

Tras enseñar nuestros documentos de identidad en la entrada, nos dirigimos a una de las pocas mesas en las que había sitios libres mientras tratábamos de acostumbrarnos a la atmósfera de un establecimiento que resultaba extraño para nosotros.

 

En la primera ronda decidimos comprar cada uno un cartón y, no sin dificultad debido a que no estábamos familiarizados con las reglas del bingo, tratamos de seguir los números que una mujer iba sacando del tambor giratorio y un hombre cantaba en un micrófono.

 

Bingo onlineConseguí acostumbrarme al ritmo del juego a partir de la segunda o tercera ronda, partidas en las que la fortuna no parecía estar de nuestro lado ya que nuestros cartones se iban sin apenas haber tachado ningún número.

 

Con nuestro presupuesto al borde de la bancarrota, decidimos utilizar las últimas monedas que quedaban en el bote común para adquirir el cartón que nos brindaría la última oportunidad de salir de allí como vencedores y no como simples parias.

 

Recuerdo que el bote para aquél que cantara bingo rondaba los 500€, una cifra que en las mentes de dos estudiantes como nosotros se traducía en un sinfín de caprichos y excentricidades con las que la mayoría de las veces solo podíamos soñar.

 

La que estaba condenada a ser nuestra última ronda comenzó de una manera nada prometedora. Con solo tres números tachados en nuestro cartón, alguien elevó la voz para cantar línea. Parecía que la diosa fortuna se iba a mostrar esquiva una vez más aquella noche.

 

Así continuamos para bingo y en nuestras caras ya se podían vislumbrar atisbos de decepción. Las probabilidades de completar nuestro cartón antes que cualquiera de aquellos a los que les faltaran menos números para ganar eran muy bajas, así que yo ya casi me daba por vencido.

 

Tras un par de números más sin suerte, el rumbo de la partida cambió y, una tras otra, comenzamos a tachar las casillas de nuestro cartón. Así continuamos durante un breve espacio de tiempo hasta que un único número se mostraba inmaculado ante nuestros ojos: el 14.

 

Un 1 y un 4 era lo único que nos separaba del éxito y en nuestras mentes ya podíamos vislumbrar el dinero y lo que con él podríamos hacer.

 

El 23: dos, tres, escuchamos mientras nosotros pensábamos en una cena romántica en un restaurante de lujo. Embutidos, mariscos y pescados regados con los mejores vinos…

 

El 35: tres, cinco. Un fin de semana en un hotel. Jacuzzi en la habitación, servicio de habitaciones, una botella de champagne…

 

El 4. Perder la cabeza de compras. Zapatos nuevos, gafas de sol, abrigos de marca…

 

El 19, uno, nueve. La mayor de las fiestas invitando a todos nuestros amigos a una bacanal que pasaría a los anales de nuestra facultad…

 

El 27, dos, siete. Un teléfono móvil último modelo, la videoconsola que siempre había querido…

 

Nuestros corazones parecían al borde del colapso hasta que, por fin, llegó el momento que nunca olvidaríamos. Tras  unos minutos que nos parecieron eternos, escuchamos el último número que saldría del bombo en esa ronda…

Jugar Bingo

 

El 16, uno, seis… ¡BINGO!

 

La voz de una señora mayor rompió el silencio de la sala, que pasaría a llenarse de murmullos de desaprobación, rabia, desilusión y algún que otro comentario malintencionado deseando la peor de las suertes a la afortunada.

Con nuestros bolsillos vacíos y todas nuestras ilusiones rotas, no tuvimos más opción que recoger nuestros abrigos y dirigirnos a la salida. El número 14 quedaría grabado en mi mente para siempre junto con la voz de la señora cantando bingo…

Albelfo, desde España

Mejores Casinos Online

1. Rich Casino
Juega

Reseñas de Métodos de Pago

Calculadora de Bonos

Blackjack Gratis

BlackJack Gratis

BlackJack Gratis

Esta versión flash de BlackJack está pensada para jugadores de todos los niveles ya que permite jugar con dinero fictici...

Leer Más

Ruleta Gratis

Ruleta Europea Gratis

Ruleta Europea Gratis

¡Juega gratis a la Ruleta Europea con esta versión del juego de casino que nos trae TitanBet en español!. Pero, antes de...

Leer Más